Cuando me invitaron a cubrir este evento realmente no imaginaba lo bonito que iba a ser, más allá del evento como tal lo que lo hizo especial fue lo poco que pude conocer sobre los novios en esas horas que estuve cerca de ellos, sobre todo de ella. Ella, una chica muy amable y muy accesible en todo momento, muy feliz por estar viviendo el día de su boda. Al conocer a sus padres me di cuenta de donde venía tal simpatía. Quedamos muy agradecidos por habernos permitido estar tan cerca y regalarnos esas tomas de momentos tan emotivos e íntimos.

Agradecimientos especiales a estética Chantelle, parroquia de la Merced y salón de eventos Essenzia por las facilidades otorgadas para la documentación de esta boda.