Una boda llevada a cabo en la capilla El Atardecer cuya misa se programó a la hora muy apreciada por los fotógrafos: la hora dorada del día. Esta capilla es una verdadera joya de la arquitectura, es magnífica, minimalista, sobria… es una belleza. Su orientación hace honor a su nombre, pues el atardecer se ve hermoso con esa luz dorada que contrasta con el mar de Acapulco.

Esta boda es el sueño de muchos fotógrafos, una pareja de arquitectos planeando su boda con base en su vocación profesional, el resultado: una boda en medio de escenarios de película. Empezando por la sesión previa en el Hotel El Encanto, la misa en la capilla El Atardecer y la recepción en la Villa JW, esta última, conocida también como la Casa de John Wayne en Acapulco, se ubica en lo alto de una peña a lado del mar con una decoración floral imponente y luces por doquier.