Quedan solo dos días para que concluya otra vuelta más a la tierra, y no es tanto por el número o la fecha porque finalmente como dice mi papá, todos los días son únicos es por el hecho de que cada día que pasa representa una nueva oportunidad (¿trillado no? pero real) de seguir viviendo y depende enteramente de nosotros el como vivimos cada uno de esos días.

Inicié el 2016 en otro país, con una familia que me adoptó mes y medio y me integró plenamente a su circulo familiar. Esa navidad y año nuevo del año pasado fueron inolvidables, yo era la única familiar no consanguínea que estaba ahí. Primero, la familia Frantz gentilmente me aceptaron en su celebración familiar en un rancho enorme donde pude fotografiar los caballos de Mary Ellen, un amor de mujer. Luego mi año nuevo con Yami y su familia, con Mary, Bryan, Irving, Gloria y esos 4 niños hermosos que extraño tanto, Richard, Caitlyn, Najla y Yoshi.

Vinieron muchos cambios en mi vida, hubo que cerrar ciclos en los que llevaba mucho tiempo ya estancada y finalmente, con mucha fuerza de voluntad y con ayuda de mis amigas que me apoyaron tanto. Cerré puertas de las que jamás sabré si fue lo correcto o no cerrarlas, pero como me dijo una vez un colega el día que renuncié a la empresa: la mejor decision es la que ya se tomó.

Este año hice varios experimentos para generarme yo sola un reset emocional que me sanó en muchos aspectos. Sigue en proceso la sanación por supuesto, pero el haber dado el primer paso me hace sentir inspirada a continuar en el camino con una actitud positiva y mirando de frente y hacia adelante.

Cumplí mi sueño de ir al MoMA de New York donde estuve frente a obras que soñaba ver en vivo como las fotografías originales de Richard Avedon, pinturas de Van Gogh, Picasso, Monet, y hasta aprendí sobre otros pintores como Pollock. También vi las obras originales de Andy Warhol, los museos de historia natural de NY y de Whashington. En Philadelphia me tomé la foto con la famosa estatua de Rocky… luego Missouri, San José, San Francisco, Napa, Calistoga, Yosemite. Volví a la playa después de algunos años de no ir, cerré proyectos nuevos en la foto y tengo en puerta algunos más para 2017…

También hubieron despedidas… ahora más de la mitad de mis amigas viven en otros países y aunque se que ellas están contentas, acepto que las extraño y desearía verlas pronto a las dos.

Karen… la excepción a la regla, siempre demostrándole al mundo lo tenaz que eres. No podría estar más orgullosa de ti, siempre aferrándote a lo que quieres. Quizá ni tú tienes idea de todo lo que me inspiras.

La fotografía… soy otra. Soy alguien que me gusta más ser cuando soy fotógrafa, me ha dado demasiado estar en ella, tengo mucho más que contar… es… sentir con la mirada.

Sigo en la foto y seguiré en la foto por siempre…

Y claro, agradecida con la vida por tener conmigo a mi papá, a mi mamá, a mis hermanas, a mi sobrino, a mis amigas, a mis amigos… agradecida siempre porque este año me enamoré, me desenamoré, reí, lloré, viajé, extrañé, me despedí, me enojé… pues… viví.

Pues si, si fue un buen año.